AVISOS

Hemos abandonado el calendario de inicio de curso. Los alumnos de acceso a ciclos no están viniendo, así que nos vemos obligados a adaptar el calendario "sobre la marcha" para los alumnos de acceso a la universidad.
Hemos renovado la web de la escuela de adultos de Villena. Parte de los materiales de este blog se pueden encontrar en:
https://epavillena.es

viernes, 21 de octubre de 2016

Saber hacer: portarse bien el día del examen (3): técnica para elaborar una respuesta

Estamos en el examen y nos toca elaborar una respuesta escrita. Una redacción, vaya, corta o larga. Y corta o larga, desde luego que tiene que tener una calidad mínima. De eso ya hemos hablado en la sección “El trabajo en casa. Saber estudiar”. De lo que se trata ahora es del método de trabajo que hemos de asimilar para tener un mínimo de garantías de éxito.

3.1. El método.

Está claro que aquel que ha estudiado tiene las cosas más fáciles, aunque solamente sea porque sabe qué decir. Pero, con todo, eso no garantiza el éxito: podemos saber muchas cosas de un tema, pero exponerlas rematadamente mal. Evitad siempre lanzaros a escribir sin unos momentos de reflexión. Si veis que el vecino se pone inmediatamente a escribir, sin haberse concedido unos momentos para pensar, no os asustéis: seguro que no le va a sacar partido a lo que sabe. No pararse a pensar suele dar mal resultado. Por eso os propongo que empleéis siempre este sistema:

  1. recoger ideas
  2. organizarlas
  3. redactarlas.

¿Qué significa cada etapa? ¿Qué haremos en cada una de ellas?

  1. Recoger ideas: es la fase del trabajo en la que intentamos recopilar todas las ideas que se nos ocurran. Si uno ha estudiado, intenta recordar lo que sabe; si no, intenta sacar ideas de su propio “fondo de armario”: por eso es importante leer y estar atento a la actualidad. Si oyes la radio y lees los periódicos, seguro que se te ocurren cosas para un examen de Geografía, pero si solamente ves Gran Hermano, te resultará más difícil.

¿Cómo lo hacemos?: trabajamos “en sucio” en un folio, y en él apuntamos todas las ideas que nos vengan a la cabeza. Atención: he dicho todas. No es el momento de seleccionar, sino de apuntar. Quién sabe si de una de esas ideas aparentemente tontas puede salir una sugerencia interesante. Al final, tendremos una pequeña lista de ideas, algunas más interesantes que otras, pero todas, en principio útiles.

  1. Organizar las ideas: es la fase en la que aprovechamos las ideas que hemos recogido. Ahora se trata de sacarles jugo, de hacerlas crecer. De algunas de ellas podemos desarrollar algún apartado de nuestra redacción; de otras, al final, puede que no saquemos nada.

¿Cómo actuaremos? Partimos del listado de ideas que tenemos “en sucio”. Lo que vamos a hacer es seleccionarlas y organizarlas, de manera que al final tendremos ya un mini guión o esquema de nuestra respuesta;

  1. Redactarlas: es la fase final, la verdadera respuesta. ¿Cómo lo hacemos? Pues partiendo del mini esquema que tenemos hecho, pasamos a convertir todo eso en una redacción.

3.2. Ventajas e inconvenientes del método.

No existe método infalible, así que éste tampoco lo es. Estoy seguro de que se os han ocurrido ya varios inconvenientes. Entre los inconvenientes, seguramente estáis pensando en algunos de los clásicos, a saber:
  • ¿cómo voy a perder tiempo en estas tareas iniciales, si vamos con el tiempo justo?
  • ¿cómo se me van a ocurrir ideas, si no he estudiado nada?

Pero entre las ventajas se cuentan algunas que deberían bastar para convenceros:
  • lograréis una respuesta con estructura lógica: esto es importante. Pensad que en este tipo de pruebas se valora, además de los conocimientos, la madurez intelectual. Y una respuesta bien estructurada es un excelente indicio de madurez intelectual.

  • seréis capaces de sacar el máximo provecho a lo que habéis estudiado, pero, sobre todo, veréis cómo con este método podréis elaborar una respuesta decente incluso si os preguntan por un tema del que no sabéis demasiado

No hay comentarios:

Publicar un comentario